Artes

Artes - Blog dedicado a la poesía, música y fotografía

Paula Fernández Morata
© Todos los derechos reservados

domingo, 20 de septiembre de 2009

Otoño en mi cuerpo




Todo un momento para mirarse con las manos,
cerrar los ojos, embrigarse del cello,
tus dedos que me dibujan
tu melodía es un otoño en mi cuerpo.

Todo se reduce a un nosotros,
un mágico movimiento,
deslizan tus besos en mi cuello,
tus dientes muerden mis anhelos.

Hay una respiración jadeante,
un soplo cálido de aire
y el sueño girándose
enrededor de mil cielos.

Todo se eleva a tu arco prominente
se complace, apenas se detiene,
vuelo en un vaporoso océano
ligadura del mismo cielo.

Tu preludio de enamorado
me estremece en desconcierto,
son las vibraciones de tu cuerpo,
excitación y desespero.

Un dueto, mano a mano,
un otoño, melodía de mi cuerpo.
Tú, dibujando el ensueño
de un yo gimiendo tu concierto.






Paula Fernández Morata © Copyright

5 comentarios:

  1. Admiro tu sensibilidad, tu profundidad, tu misterio, tienes el arte en la sangre y ellas hablan fielmente de vos.
    Un beso a tu corazón.

    ResponderEliminar
  2. alguien dijo, nada mas erotico que una mujer ejecutando el cello,jugando al amor un arco que tañe y una cuerda que sueña....un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hermoso, hermoso amiga poetisa, " tu melodia es un otoño en mi cuerpo, cuanto encanto hay en tus palabras.

    Un inmenso placer leerte.
    Besitos y cariños para ti...

    ResponderEliminar
  4. letra y mùsica geniales, vibrando a un sòlo compàs.

    me gusta

    ResponderEliminar
  5. No sé si podría ser yo tan optimista y hasta adulador como lo fueron los pasados comentantes. Tal vez no va conmigo; y reconozco lo que dice la abuela frescotona: Nada más hermoso que una mujer, artífice de la destrucción y la vida, maniobrando un cello, esa máquina de cuerdas apocalípticas que no se deja ir con cualquier hijo de vecina. Pero de eso a que su poesía sea magna o tormenta eléctrica; en sí noto un deje demasiado permisivo de lirísmo repetido que genera, al menos en mí, una noción de baladita. Son buenas las imágenes que de pronto logra, pero después se pierde en cielos, sueños, cuerpos y palabras repetidas al cansancio, que ya uno se olvida del mundo interno, momentáneo, que debería generar todo poema. Hay buenos elementos; pero creo que falta trabajo de fondo. Por lo visto tiene buenos maestros como Ruiz Zafón, aprovéchelos al máximo señorita.

    ResponderEliminar

La palabra educada siempre es bienvenida